¿Para quién? Para gente rica desplazándolo hacia el pelo poderosa… a la que le fascina esquiar.